Qui som?

¿Qué es Tuta Revoluta?

Tuta Revoluta es un proyecto de producción, distribución y consumo de verduras ecológicas. Surge del interés de un grupo de personas con ganas de dedicarle más tiempo a cultivar y poder obtener un salario digno por ello.

El proyecto pretende ser una alternativa a pequeña escala al actual modelo de agricultura industrial, que inunda los supermercados con productos que no son garantía ni de calidad ni de salud (transgénicos, uso abusivo de productos químicos, consecuencias para nuestra salud y la del medio ambiente, etc).

Además de nuestra salud, nos preocupan las repercusiones sociales de un modelo agrícola regido por las leyes del capitalismo más feroz, que camina hacia una agricultura sin campesinos y compromete el futuro del medio rural, cada vez más deteriorado y despoblado.

¿Cómo nos organizamos?

Existe un grupo de productores y un grupo de consumidores.

El grupo de productores está formado por 4 personas, que actualmente llevan el peso de la parte organizativa del proyecto (los campos, la distribución, la contabilidad, la gestión del grupo de correo, etc.). La idea es que poco a poco, como ocurre ya con la gestión de este blog, ciertas tareas vayan siendo asumidas también por la gente del grupo de consumidores.

El grupo de consumidores está formado actualmente por unas 30 unidades de consumo. Ofrecemos la opción de consumir las cajas de verdura semanal o quincenalmente. De esta forma, esas 30 unidades de consumo se traducen en unas 20 cajas semanales (nuestro objetivo a corto plazo es ampliar a 25 cajas semanales).

Proponemos un modelo basado en la autogestión y con una estructura asamblearia que haga posible una relación directa entre productores y consumidores, evitando intermediarios y certificados. Nos comunicamos a través de un grupo de correo en Internet, y periódicamente organizamos asambleas para analizar la marcha del proyecto, escuchar sugerencias o simplemente compartir una paella.

¿Dónde se cultivan las verduras?

Una parte de las verduras se cultiva en Nogueruelas (Teruel), ya que varios de los productores vivimos en la Masía de La Torre, donde con otras personas llevamos a cabo un proyecto de vida en comunidad y de centro social.

Pero la mayor parte se cultiva en Segorbe (Castellón), donde las condiciones climáticas son más favorables y donde podemos cultivar durante todo el año gran variedad de verduras. Actualmente trabajamos unas 6 hanegadas de tierra antes abandonada que sus dueños nos han cedido amablemente.

¿Cómo se decide lo que se planta?

La cantidad de verdura que se produce se calcula en función de lo que se considera suficiente para cubrir las necesidades de una unidad de consumo de unas 2-3 personas. Como podéis imaginaros este cálculo es relativo, y la cantidad de verdura que finalmente llena una caja depende de muchos factores: correcta planificación, inclemencias del tiempo, plagas… Así, ocurre que en los últimos meses de invierno la caja puede quedar corta o muy corta, lo que se suele compensar con cajas bien surtidas durante los meses de verano. El contenido de la caja depende por tanto de lo que haya en ese momento, no existiendo una relación directa entre el peso de la caja y su precio.

A la hora de planificar intentamos tener en cuenta la opinión de los consumidores, a través de encuestas sobre consumo y escuchando sus sugerencias en las asambleas.

¿Cuándo y dónde se recoge la verdura?

La verduras son cosechadas cada jueves y llegan a la ciudad de Valencia esa misma tarde, en la clásica caja de plástico. Por ahora distribuimos únicamente en un bajo de Benimaclet (Valencia), con horario de recogida de 19 a 21 h. Nos gustaría distribuir también en Segorbe en el futuro.

¿Cómo se paga la verdura y qué se hace con ese dinero?

Cada unidad de consumo aporta una cuota mensual fija que depende de la periodicidad con la que recibe la verdura. Las cuotas son el único ingreso fijo del que disponemos, así que su valor se ajusta para que el proyecto sea viable en distintos aspectos:

En el aspecto humano, se pretende obtener un salario digno para los agricultores (estamos en ello) y destinar una pequeña parte para caja de salud (un dinero destinado a cuidarse un poquito el cuerpo). Por otro lado, y mirando hacia el consumidor, la cuota tampoco debe ser desproporcionada respecto a la cantidad de verdura que se recibe (teniendo en cuenta los picos de producción ya comentados, por lo bajo en invierno y por lo alto en verano).

En el aspecto económico, se pretende cubrir el resto de gastos del proceso de producción. Además nos planteamos crear unos fondos que permitan afrontar tanto situaciones de emergencia como previsiones de gastos futuros.

¿Qué compromiso se espera de los consumidores?

Se espera de la gente involucrada en el proyecto que tenga una continuidad de al menos 6 meses (aunque evidentemente no podemos ser estrictos en este punto). Ese compromiso permite realizar una planificación de cultivos lo más ajustada posible, además de permitir cierta solvencia económica para el grupo de productores.

Otros compromisos que se esperan de los consumidores son el pasarse a recoger las cajas en los horarios que tocan, y el intentar asistir a las asambleas que se organicen.

¿Qué otras actividades se organizan dentro del proyecto?

Además de las asambleas, nos parece importante juntarnos de vez en cuando para ver los campos in situ, observar cómo van desarrollándose los cultivos, conocernos, intercambiar. Para ello pretendemos organizar periódicamente un Sábado Verde, en el que aprovecharíamos para hacer todas esas cosas y de paso echar una mano a los productores con algunas tareas agrícolas.



Els comentaris estan tancats.

%d bloggers like this: